Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.peques.com.mx/ >Para papás>La familia: Misión, Visión y Valores>Con sabor a familia, con sabor a hogar
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

Con sabor a familia, con sabor a hogar

El tiempo de espera terminó y Papa Francisco vino a tierras mexicanas por lo que hubo un derroche de emociones ante su presencia y sus mensajes, entre ellos el dedicado a las familias durante su visita a Tuxtla Gutierrez, Chiapas; mensaje del que queremos sustraer algunas frases para reflexionar ahora que estaremos celebrando el Día Internacional de la Familia en el mes de marzo, y que por supuesto es necesario tener en mente a diario.

Pasemos de ese sentir bonito a poner manos a la obra, a como dice el Papa tomando la frase del testimonio de un jóven llamado Manuel a "Echarle ganas".

- Gracias porque nos han permitido estar en sus «mesas» compartiendo el pan de las alegrías, de la esperanza, de los sueños y el sudor frente a las amarguras, la desilusión y las caídas. Gracias por permitirnos entrar en sus familias, en su mesa, en su hogar.

- Creo que es lo que el Espíritu Santo siempre quiere hacer en medio nuestro: echarnos ganas, regalarnos motivos para seguir construyendo una vida que tenga sabor a hogar y a familia.

- Nuestro Padre Dios no sabe hacer otra cosa que echarnos ganas y echarnos adelante porque su nombre es amor, su nombre es donación, su nombre es entrega, su nombre es misericordia. Eso nos lo ha manifestado con toda fuerza y claridad en Jesús, su Hijo, que se la jugó hasta el extremo para volver a hacer posible el Reino de Dios. Un Reino que nos pone en movimiento, una dinámica capaz de abrir los cielos, capaz de abrir nuestros corazones, nuestras mentes, nuestras manos y desafiarnos con nuevos horizontes. Un reino que sabe de familia, que sabe de vida compartida.

- En Jesús y con Jesús ese reino es posible. Él es capaz de transformar nuestras miradas, nuestras actitudes, nuestros sentimientos muchas veces aguados en vino de fiesta superficial. Él es capaz de sanar nuestros corazones e invitarnos una y otra vez, setenta veces siete, a volver a empezar. Él es capaz de hacer siempre todas las cosas nuevas.

- Piénselo padres, piensen las madres, hablen con sus hijos y sus hijas o están siempre ocupados o apurados. ¿Juegan con sus hijos y sus hijas?

- El no tener muchas veces lo mínimo nos puede desesperar, nos puede hacer sentir una angustia fuerte ya que no sabemos cómo hacer para seguir adelante y más cuando tenemos hijos a cargo. La precariedad no sólo amenaza el estómago (y eso es ya decir mucho eh), sino que puede amenazar el alma, nos puede desmotivar, sacar fuerza y tentar con caminos o alternativas de aparente solución, pero que al final no solucionan nada.

- La forma de combatir esta precariedad y aislamiento, que nos deja vulnerables a tantas aparentes soluciones, como las que Beatriz(madre soltera) mencionaba (el aborto)están en las Leyes y un compromiso personal.

- Es cierto, vivir en familia no es siempre es fácil, muchas veces es doloroso y fatigoso, pero creo que se puede aplicar a la familia lo que más de una vez he referido a la Iglesia: prefiero una familia herida, que intenta todos los días conjugar el amor, a una familia y sociedad enferma por el encierro o la comodidad del miedo a amar.

- Prefiero una familia que una y otra vez intenta volver a empezar, a una familia y sociedad narcisista y obsesionada por el lujo y el confort. ¿Cuántos chicos tenés? No, no tenemos porque claro nos gusta salir de vacaciones, ir al turismo, quiero comprarme una quinta, el lujo y el confort y los hijos quedan y cuando quisiste tener uno ya se te pasó la hora. ¡Qué daño que hace eso! Prefiero una familia con rostro cansado por la entrega, a familia con rostros maquillados que no han sabido de ternura y compasión.

- "Una familia perfecta nunca discute", mentira, es conveniente que de vez en cuando discutan y que vuele algún plato, está bien. No le tengan miedo. El único consejo es que no terminen el día sin hacer las paces, porque si terminan el día en guerra van a amanecer ya en guerra fría y la guerra fría es muy peligrosa en la familia porque va socavando desde abajo.

- La vida matrimonial tienen que renovarse todos los días. Prefiero familias arrugadas con heridas, con cicatrices pero que siguen andando, porque esas heridas, esas cicatrices, esas arrugas son fruto de la fidelidad, de un amor que no siempre fue fácil.

- El amor no es fácil, no, pero es lo más lindo que un hombre y una mujer se pueden dar entre sí, el verdadero amor, para toda la vida.

- Ustedes queridos mexicanos tienen un plus, corren con ventaja. Tienen a la Madre: la Guadalupana quiso visitar estas tierras y esto nos da la certeza de tener su intercesión, para que este sueño llamado familia no se pierda por la precariedad y la soledad. Ella es Madre y está siempre dispuesta a defender nuestras familias, a defender nuestro futuro; está siempre dispuesta a «echarle ganas» dándonos a su Hijo.

-Y no nos olvidemos de San José, calladito, trabajador pero siempre al frente, siempre cuidando la familia.

Fuente:
www.aciprensa.com
www.elsoldemexico.com.mx
www.jornada.unam.mx

Humildad y austeridad en la familia

La familia: Misión, Visión y Valores
Para papás


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto