Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.peques.com.mx/ >Para peques>Pequeños escritores>El labrador y el diablo
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

El labrador y el diablo

Un labrador había terminado un día de sembrar su campo y volvia ya hacia su casa porque se estaba haciendo de noche; y en eso vio en medio de su tierra un montón de carbones encendidos. Se acerco muy extrañado, y encontro un diablillo negro sentado encima de los carbones.

¿Estas sentado encima de un tesoro? -Le preguntó el labrador.
-Claro que si-contesto el diablillo-. Aqui hay un tesoro de oro y plata como no te lo puedes imaginar.
-Pues como ese tesoro esta en mi tierra, es para mi- dijo el labrador.
-Sera para tí si me prometes que durante dos años me darás la mitad de lo que se críe en tu campo. Tengo mucho dinero, pero ahora me apetecen los frutos de la tierra.
-Bueno como tu quieras; pero vamos a hacer un trato para que luego no haya discusiones: tú te quedas con lo que se críe sobre la tierra, y yo con lo que crezca debajo de ella.
-El diablo penso que el labrador era bobo, y dijo que le parecia estupendo el trato. Pero el labrador se reia para su capote, porque lo que había sembrado eran nabos.

Llegó la época de la cosecha y el diablo apareció a recoger su parte, pero no encontro en aquel campo mas que las hojas amarillas y marchitas. El labrador en cambio se puso a cavar y sacó muchos nabos muy hermosos.

-Bueno esta vez me ganaste- dijo el diablo- Pero en adelante no te vas a burlar de mi: me quedare con lo que nazca debajo de la tierra y tu con lo de encima.
-Muy bien, de acuerdo- dijo el labrador.

Llego la época de la siembra y el labrador en lugar de sembrar otra vez nabos, sembro trigo. El trigo maduro y el labrador fue a su campo y sego a ras del suelo, y cuando el diablo vino no encontro más que rastrojos y, de la rabia que le dio, se tiro de cabeza por un precipicio. -Asi se engaña a las zorras- dijo el labrador, riéndose. Y se llevo el trigo y el tesoro del diablo.

FIN

Colaboración de:Jessica Cecilia Flores Avila de 8 años. Teotihuacán.

La ovejita Pánfila | El zapatero exigente

Pequeños escritores
Para peques


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto