Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.peques.com.mx/ >Para papás>Ser mejores padres hoy>El lado oscuro de la web. Transtornos alimenticios
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

El lado oscuro de la web. Transtornos alimenticios

En años anteriores, la mayor preocupación por parte del uso excesivo de las redes sociales eran comportamientos de aislamiento y adicción a estas páginas en la web. Hoy en día, se suman a esta problemática, los transtornos alimenticios provocados por su uso desmedido y sin supervisión, principalmente en mujeres adolescentes.

Enfermedades cibernéticas

Al investigar el efecto de los medios de comunicación en el desarrollo de transtornos de la alimentación, por parte de la Universidad de Haifa en Israel, se observaron los hábitos de más de 250 adolescentes de sexo femenino de entre 12 y 19 años de edad, llegando a la conclusión de que la frecuente exposición por parte de los jóvenes a contenidos musicales o de moda, vía Internet influye en la perspectiva de éstos a seguir ciertas conductas relacionadas con la alimentación.

Se demostró que cada vez el número de usuarios registrados en las redes sociales, tales como Facebook, Twitter, Tumblr, entre otras, se ven más propensos a sufrir transtornos alimenticios, como la anorexia, la bulimia o rígidas dietas. Asimismo, entre más tiempo pasen los adolescentes en el ciberespacio, mayor será la probabilidad de desarrollar una imagen negativa y distorsionada de su cuerpo; además de una percepción errónea de la comida.

Thinspiration

El principal motivo por el aumento de episodios de anorexia y bulimia relacionados con la red, es la divulgación constante de imágenes que representan estándares de belleza actual, tendencias de moda y múltiples estereotipos de mujeres y hombres adolescentes. A esta modalidad se le denomina "Thinspiration".

Por supuesto, éstas muestran un cuerpo esbelto o extremadamente delgado con un mensaje oculto de "perfección" que se queda grabado en el subconsciente de los jóvenes receptores, altamente vulnerables.

Al creer que la persona frente al monitor es lo que se considera estético, para algunos su principal objetivo es lucir de esa manera, optando por dejar de comer o vomitar, después de comer.

Pro "Ana y Mia"

Mucho se ha especulado acerca de páginas web, promovidas a través de las redes sociales, generalmente por Facebook, así como blogs que alientan al público a desarrollar un trastorno alimenticio bajo el nombre de "Ana y Mia" (anorexia y bulimia). Éstas ofrecen apoyo y refugio, por lo que el usuario se siente comprendido e identificado por personas que padecen dichas enfermedades.

A través de ellas, se comparten experiencias, consejos, dietas, maneras de vomitar y métodos enfocados en ocultar a los padres el problema.

De igual forma, se abren grupos de pertenencia creados por personas que se encuentran en estado ya crítico de estos desórdenes y que exponen de manera abierta el transcurso de los mismos sin tener conciencia de la gravedad del asunto.

De estas páginas, el 91% se encuentran abiertas a todo público (que oscila entre niñas y mujeres de 12 a 15 años) y el 79% ofrece herramientas interactivas como material escrito, imágenes, audio y video que apoyan actitudes y comportamientos encaminados a lograr un peso excesivamente bajo, manejando ideologías basadas en el autocontrol y la perfección, además de alentar conductas autodestructivas y hasta suicidas.

Problemática familiar

A esta realidad, se suma la falta de atención y tiempo por parte de ciertos padres hacia sus hijos y las inexistentes restricciones con el uso del Internet, que incita a los adolescentes a pasar ahí la mayor parte del día, mientras que los primeros ni siquiera se imaginan el contenido al que pueden acceder sus hijos en la computadora y tampoco buscan la oportunidad de hablar con ellos acerca del tema, de su rutina diaria o los problemas que están enfrentando.

Arma de doble filo

Lo primordial para ir disminuyendo las cifras de adolescentes que padecen desórdenes de la alimentación así como la desaparición de páginas y tendencias que propicien estas enfermedades, es lograr que los padres de familia tengan conciencia, sobretodo en regular el acceso a Internet y estar informados acerca de los sitios que sus hijos visitan con mayor frecuencia, porque se trata de un asunto sumamente peligroso para la salud mental y física de los jóvenes expuestos.

Es fundamental que se fomente en la familia una actitud objetiva y congruente sobre el peso, y se encuentre la manera de compartir más tiempo de calidad en la que se esté al tanto de lo que sucede en la vida de cada miembro.

Sentarse a la mesa a comer, reduce el riesgo de que los adolescentes caigan en comportamientos riesgosos para controlar su peso, como vomitar o usar laxantes.
Estudios revelan que las hijas de padres al pendiente del uso que éstas hacen del Internet o dispuestos a discutir con ellas los contenidos que consultan, presentan una mayor fortaleza personal que funge como un escudo contra este tipo de transtornos.

Nomofobia en padres e hijos | Pilares que sostienen a una familia sana

Ser mejores padres hoy
Para papás


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto