Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.peques.com.mx/ >Para peques>La soledad en la adolescencia>
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

La soledad en la adolescencia

Según estadísticas de la OMS (Organización Mundial de la Salud), en el año 2012 cerca de 6, 000 niños y adolescentes habían optado por el suicidio, siendo uno de los principales motivos la "quiebra afectiva".

En un análisis realizado por la investigación de habilidades sociales (HHSS), en la adolescencia temprana se observó que el 23% de los adolescentes sufre de soledad, y el 19% tiene una tendencia marcada al aislamiento.

En este espacio hablaremos de forma particular sobre la soledad negativa, es decir, aquella que tiene como característica llevar al adolescente a replegarse en si mismo, a encerrarse de tal manera que se presenta un aislamiento marcado de forma física y psicológica. De hecho, la soledad surge cuando no se ha adquirido en gran medida la capacidad de interactuar y enfrentar el ambiente social cambiante.

¿Sientes a veces que no hay persona que se interese por ti, que todos se han puesto en tu contra, que no sirves para nada?...

Generalmente, cuando te sientes solo también sientes tristeza, lástima, no tienes ánimos ni ganas de realizar tus deberes y trabajos; incluso aquellas actividades que tanto te gustaba hacer han dejado de emocionarte.

Lo tienes todo: Familia, casa, vestido, amigos…y aún asi parece que nada tiene sentido. Es aquí donde se debe tener cuidado.

¡Ojo!
- Si notas que ya llevas mucho tiempo sintiéndote triste y desanimado sin motivos.
- Si prefieres constantemente aislarte de las personas o más aún, si llegas a sentir repulsión hacia ellas.

¡Es el momento de pedir ayuda! Para que no caigas en situaciones dañinas.

La soledad en la adolescencia se identifica como un trastorno cuando tiene al menos 5 de los siguientes elementos. Se acompaña de:

1.- Un sentimiento de insatisfacción y desinterés por la mayor parte de las actividades.
2.- Un estado de ánimo irritable casi todo el día.
3.- Un aumento o pérdida de peso muy significativa.
4.- Con frecuencia no puedes dormir.
5.- No tienes energía para realizar tus actividades cotidianas.
6.-Tus movimientos son muy poco coordinados.
7.-Te sientes excesiva e inapropiadamente culpable.
8.- No puedes concentrarte, y tomar decisiones se te dificulta.
9.- Constantemente piensas sobre la muerte y el suicidio.

Sentir la necesidad de estar solo es hasta cierto punto normal, pero no hay que permitir que estos momentos se den por largos periodos de tiempo.
Debes saber que la soledad no es mala, incluso es bueno tener ciertos espacios a solas porque te permiten reflexionar, lo que te hace crecer. Lo importante es saber orientar las energías que se tienen para aprovecharlas bien.

¿Qué puedo hacer para que la soledad NO me domine?

- Los primero es respirar profundamente y tranquilizarte.
- Siempre hay personas que nos aman, buscan nuestro bienestar y desean que seamos felices, pues a ellas hay que recurrir cuando llevamos tiempo sintiéndonos solos.
- Revisar si nuestras acciones corresponden más bien a impulsos meramente viscerales, que están provocando que quienes nos aman se estén alejando.
- Y finalmente, si en el caso de que no tengamos a nadie con quien contar en estos momentos en los que no sentimos tan solos, pensemos que hay alguien que nunca nos olvida, nos ama y nos quiere felices. Es momento de acercarte a la oración, platicar con el Señor acerca de cómo te sientes, en Él puedes experimentar una compañía y alegría perdurable.

Autor: Eloísa Flores, hmsp


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto