Logo Clubplaneta
Compártenos
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.peques.com.mx/ >Para papás>Ser mejores padres hoy>Cómo prevenir la obesidad en mis hijos
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

Cómo prevenir la obesidad en mis hijos

la obesidad infantil es un problema actual

El sobrepeso y la obesidad continúa siendo un problema en aumento, que aqueja desde edades tempranas y que puede permanecer hasta la adultez si no se modifican o establecen ciertos hábitos. Esto a su vez trae consigo un incremento de enfermedades crónicas como la diabetes. Es por ello que la prevención de la obesidad debe comenzar desde la niñez como responsabilidad de todos, principalmente de la familia. Te dejamos algunas recomendaciones.

Números y consecuencias

altos niveles de obesidad en méxico

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2016, en los últimos 4 años, la obesidad ha avanzado en México considerablemente. Los resultados arrojaron que más del 30% de los adolescentes y más del 70% de los adultos son víctimas de este problema.

Este aumento es causado principalmente por una mayor disponibilidad de alimentos, la disminución de la actividad física y por supuesto la pérdida progresiva de prácticas y dietas saludables propiciadas desde que se es pequeño. De hecho, se sabe que un alto porcentaje de las enfermedades de la edad adulta se relacionan con los estilos de vida y las dietas seguidas desde la infancia, incluso durante el periodo de gestación del feto.

Por ejemplo, según consejeros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 70% de los infartos cerebrales son provocados por el abuso de sal en la comida, lo que podría ser totalmente evitado si desde que el niño se encuentra en el vientre materno, se reduce la cantidad consumida de este producto.

Educar a los niños en la alimentación

educar a los niños en la alimentación

Los niños son la sociedad del futuro y la preocupación y la prevención temprana en cuestiones de nutrición podría aumentar hasta 25 años la esperanza de vida. (OMS). Si se forman buenos hábitos en esta etapa, la alimentación será correcta durante la madurez.

La responsabilidad, por supuesto, no sólo es del niño, sino fundamentalmente de los padres como educadores nutricionales. Algunas recomendaciones aplicables en casa para evitar el exceso de peso y posibles enfermedades a largo plazo son:

-Ejemplo y disciplina. El ejemplo es el mejor método de enseñanza y los padres deben ser los primeros en adquirir hábitos alimenticios sanos y ser muy rigurosos con ellos. Establecer horarios de comida regulares y no saltarse ninguna de ellas son algunas de las costumbres por las que se puede empezar. Asimismo, deben ser los primeros en aprender a comer de todo y enseñar a sus hijos que se deben comer hasta lo que no les guste, por su bien.

-5 comidas al día. El perfil calórico adecuado entre los niños debe incluir de un 10 a 15%de proteínas, 35% de grasas y 60% de hidratos de carbono. Este perfil sólo puede lograrse mediante una dieta variada repartida en cinco tomas diarias, divididas en tres comidas importantes y dos aportes extra: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.

los padres son el ejemplo de los niños a la hora de comer

-Familia en la mesa. Si les es posible, reúnanse en familia para comer, pues no sólo resulta un momento de unión entre los miembros, sino que forma parte de la educación alimenticia. Cuando el niño come solo, no hay supervisión y nadie asegura que se está alimentando correctamente. Reunirse en familia permite detectar y prevenir posibles desórdenes en la alimentación infantil; en este caso la obesidad. Por otra parte, también se recomienda involucrar a los niños en la preparación de los alimentos o en decidir el menú de la semana.

-Las clásicas frutas y verduras. Eternamente imprescindibles. Ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes, contienen todos los nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Su contenido en agua y fibra aportan saciedad y su bajo aporte calórico es prácticamente nulo por lo que son ideales para la prevención de la obesidad infantil. Además, se puede inducir el gusto por ellas de diferentes maneras, ya sea crudas, en jugos o licuados.

frutas y verduras y dieta variada

-Dieta variada Además de las frutas y verduras, incluye legumbres, carnes, pescados, huevos, tubérculos, pan, lácteos y aceite de oliva. Intenta hacer platillos distintos para no causar hastío y en fin de semana eviten quedarse en casa y hagan planes en familia. Así se evita comer por aburrimiento o fastidio.

-Menos celulares y más ejercicio. La tecnología y sus dispositivos nos han consumido; y para un niño y adolescente resulta mucho más atractivo pasar tiempo frente a una pantalla que realizar una actividad física. Esto por supuesto ha conducido al sedentarismo, una de las causas principales del sobrepeso. Lo más recomendable es alternar el tiempo destinado a ver televisión, la computadora o el celular con 30 a 60 minutos de ejercicio diario, como andar en bicicleta, patines, correr en el parque o algún deporte.

30 minutos de ejercicio o actividades al aire libre

-Libres de comida chatarra. Para evitar tentaciones y moderar la ingesta de dulces, postres industriales y comida rápida es mejor no tenerlos en casa. Evita comprar golosinas, refrescos, jugos envasados, pastelitos, aperitivos, etc., para consumo diario, pues contienen grasas saturadas y altas cantidades de azúcar y sal.

Claro que es posible hacer excepciones de vez en cuando, como en fin de semana o en fechas especiales como cumpleaños. También es importante no usar este tipo de alimentos como premios después de la comida del día. Esto sólo generará una relación de aversión por la comida saludable y atracción por la que no lo es.

-2 litros de agua. Un niño en edad escolar que acostumbra a tomar agua, tiene una mayor probabilidad de mantener un peso estable. Enseña a tus hijos a tomar entre 1 a 2 litros de agua diariamente. Para ello hazle llevar siempre consigo una botella de agua, ya sea en su mochila o en los espacios donde pasa más tiempo, como su mesa de tareas. Igualmente, recuérdale beber agua en momentos clave como antes de irse a la escuela, en el recreo, durante la comida, haciendo la tarea, mientras lee un libro o antes de irse a dormir.

Fuentes:

OMENT

Enfamilia

CDC

INFOCOP

CuídatePlus

Autor:Alejandra Núñez. L.C.C.

Cómo dormir rápido a un bebé con estos tips | Todo sobre la lactancia materna

Ser mejores padres hoy
Para papás


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto