Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Musica
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
BlogExperto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Correo
Traductores
 




 
El monstruo bajo la cama del siglo XXI


 

El monstruo bajo la cama del siglo XXI

Recientes estudios en base al impacto de los malos hábitos para dormir presentados en jóvenes, generalmente de países ricos, han arrojado amplios e interesantes resultados, afirmando que los celulares y computadoras en la cama son los principales responsables de este ya agrandado problema.

Descubrimiento

La falta de horas de sueño es un factor realmente significativo que afecta el desempeño escolar de múltiples jóvenes.

El epicentro del problema radica, sobretodo, en países económicamente desarrollados, vinculando el decaimiento del sueño con el incremento en el uso de teléfonos celulares con acceso a Internet, así como computadoras a altas horas de la noche.

Paulatinamente, el problema se ha ido agravando a tal punto en el que las escuelas han tomado como medida, el disminuir la dificultad en su enseñanza, con el fin de adaptarse a los estudiantes y a su nuevo "estilo de vida", afirma el estudio.

De acuerdo a estadísticas mundiales, recolectadas por el Boston College, se encontró que el país, con mayor índice de estudiantes que muestran falta de sueño, es Estados Unidos.

El 73% de los estudiantes de entre 9 y 10 años, así como el 80% de entre 13 y 14 mostraban secuelas causadas por aquellas noches de insomnio, según sus profesores.

Epidemia mundial

Otras naciones que muestran privación del sueño en sus habitantes más jóvenes son Nueva Zelanda, Arabia Saudita, Australia, Francia, Irlanda e Inglaterra.

Finlandia, país reconocido por su excelente sistema educativo, también se une a las listas de naciones afectadas por este problema, encabezando las cifras de estudiantes que sufren transtorno del sueño.

Por el contrario, en Portugal, República Checa, Japón, Malta, Azerbaiyán y Kazajistán, la situación es completamente distinta, ya que los estudiantes aprovechan el tiempo y gozan de buenas horas de descanso.

Noches de insomnio

A pesar de las investigaciones realizadas, el dato inconcluso es la causa de la pérdida de sueño entre los jóvenes y la tendencia a extenderse en países con un desarrollo mucho mayor.

Obviamente, la razón principal es el desmesurado avance tecnológico combinado con la falta de reglas y límites en el uso de aparatos de este tipo como smartphones y laptops.

Sin embargo, la causa de los constantes desvelos no sólo se debe al manejo de la tecnología. Según publicaciones de la American Medical Association, "la exposición excesiva a la luz por la noche, incluyendo el uso prolongado de varios medios de comunicación electrónicos, pueden interrumpir el sueño o agravar los trastornos de éste, especialmente en niños y adolescentes".

Cualquier luz por la noche puede considerarse perjudicial, pero en los últimos años, los estudios se han concentrado en la "luz azul", emitida en abundancia desde las pantallas de los teléfonos inteligentes y computadoras, así como en bombillas de bajo consumo.

Debido a que la luz azul es especialmente abundante en el día, el cuerpo humano suele asociarla con este momento, por lo que la constante exposición a ésta mantiene al cerebro en un estado de alerta y mejora los tiempos de respuesta, olvidándose de dormir.

Y al día siguiente...

Como ya se sabe, la falta de sueño es una seria barrera física a la hora de aprender, ya que afecta la memoria, la absorción y retención de ideas y en conclusión, el desempeño académico.

Por otro lado, los especialistas señalan que la privación de horas de descanso deja a los estudiantes emocionalmente más volátiles y sensibles, con menor capacidad de concentración y físicamente agotados y problemáticos en el momento del aprendizaje.

Agregan además, que este problema puede causar interrupciones más complejas en la manera de almacenar la información por parte del cerebro.

Buenas noticias

Si bien, se trata de una problemática alarmante y seria, puede revertirse.

Mientras no se llegue a un extremo de privación del sueño y no se tenga un daño permanente, es muy probable que se pueda restaurar la funcionalidad de acumular, procesar y recolectar información, normalizando las bases del aprendizaje.

Así que padres de familia, a ponerse la pilas y meter orden y disciplina con los hijos y el uso de la tecnología.

Tiempo óptimo que debe dormir un niño

El sueño en los niños

Envia esta página a un amigo

 
 

Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Mascotas
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
Blog Experto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Pronósticos
Traductores

Política de Privacidad    Patrocinadores    Sitio desarrollado por CAD SA de CV    Anúnciate aquí    Sitio hospedado en...