Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.peques.com.mx/ >Para papás>Ser mejores padres hoy>La misión de ser una buena madre
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

La misión de ser una buena madre

Hace tiempo que traía esta espinita y ahora con los cursos de padres que estoy tomando más algo que me sucedió recientemente, llegue a la conclusión de que no existe la madre modelo y más bondadosa del mundo.

Ser mamá es una labor absorbente, cansada y desconcertante pues no damos en el clavo; pensado que actuamos bien (y me refiero con cordura, paciencia y amor), la frase de desaprobación o rechazo te llega de porrazo y sin anestesia.

El otro día por ejemplo llegó mi hija muy enojada, había discutido con su novio por las mismas razones por las que han discutido tantas veces que ya perdí la cuenta. Tratando de calmarla primero y luego haciéndole ver que algo andaba mal puesto que seguían peleando por lo mismas cosas a pesar del tiempo que llevaban juntos, me dice que no me contó para que le dijera algo; simplemente quería desahogarse, que alguien la escuchará, nada de comentarios, criticas o sugerencias. Y me quede pensando ¡Insensata!, ¿Cómo espera que no diga nada al respecto? soy su madre, de alguna manera a mi también me afecta su estado y por su puesto mi deber es orientarla.

Esto lo comente en el curso de padres y la psicóloga nos dice que ante situaciones en las que nuestros hijos sufren o están en peligro es lógico que queramos protegerlos, ayudarlos; no podemos a conveniencia de ellos dejar de ser madres en esos momentos para convertirnos en simples receptoras.

Es inevitable por el amor que les tenemos consolarlos y darles un consejo; pero por otro lado debemos también expresarles lo que sentimos cuando ellos nos comparten sus problemas o preocupaciones; ahora que si lo único que buscan es desahogarse que lo hagan hablando con un amigo o escribiendo, es una buena terapia.

La especialista dice que no tengamos miedo a ponernos en esa posición pensando en que después ya nuestros hijos no nos contarán lo que les pasa, al contrario, con esta actitud los estamos enseñado a que sean conscientes, empáticos, es decir que se pongan en nuestro lado y se den cuenta de que no es tan fácil ver y sentir el enojo, la frustración o tristeza de alguien a quien se quiere mucho y no hacer nada; además desde luego también estaremos fomentando el respeto por lo sentimientos de los demás.

Una madre que se ha esforzado por atender a sus hijos en todos los aspectos siempre tendrá su lugar. Y al final ellos saben que estará allí y podrá ayudarlos en los momentos difíciles, como lo ha hecho tantas veces.

Los comentarios de la psicóloga me tranquilizaron y ayudaron; así como espero puedan ser de utilidad para otras madres que estén pasando por situaciones parecidas. Nuestra tarea no es fácil pero se puede hacer menos pesada con un orientación profesional y desde luego no sólo con nuestro esfuerzo sino también con el de nuestros hijos.

Lucy Sánchez.

Visitante y colaboradora del portal ClubPlaneta.

Cómo educar con éxito a los hijos adolescentes | ¿Y dónde quedó el amor propio de los jóvenes?

Ser mejores padres hoy
Para papás


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto